Dia de los difuntos en Granadilla

DIA DE LOS DIFUNTOS EN GRANADILLA

¿Que ocurre el día de los difuntos en los pueblos abandonados? Un ejemplo muy cercano lo tenemos en la población de Granadilla. Este pueblo se encuentra en Cáceres y tuvo un origen defensivo, que podemos apreciar gracias a su muralla. En 1955 el pueblo fue expropiado para poder inundarlo con la creación del pantano de Gabriel y Galán, donde vivían 317 familias que se dedicaban a la agricultura y ganadería como en otros pueblos extremeños. Si bien los vivos abandonaban el pueblo ¿que ocurría con sus muertos? 

Durante años el pueblo estuvo cerrado a cal y canto y solo se abrían las puertas el día de los difuntos. El viejo cementerio de Granadilla estaba situado al sur de la Villa, en zona inundable por el embalse, por lo que hubo que trasladar los restos mortales de los vecinos allí enterrados a otro recinto construido por el Ministerio de Obras Públicas al otro lado de la Villa amurallada, hacia el norte.

Actualmente los descendientes de aquellos que fueron desarraigados de Granadilla visitan el pueblo al menos el 1 de noviembre, día de Todos los Santos. Esta costumbre se inició apenas se les echó del pueblo. Al trasladar los restos del cementerio viejo, que quedaba cubierto parcialmente por el agua, al nuevo construido en una zona no inundable, un grupo de vecinos no dejó de visitar el nuevo cementerio cada primero de noviembre. Los primeros años después de la expropiación la Confederación colocó una barcaza en una de las orillas del pantano para que pudieran visitar el cementerio y el pueblo, pero poco después suprimió la barca y cerró la carretera, sustituyéndola por una pista forestal apta sólo para vehículos todo terreno. Los vecinos tenían que llegar casi andando al pueblo, saltando o rompiendo una valla metálica que cerraba el camino y luego entrar en el pueblo por las murallas. Recuerdan cómo la Confederación Hidrográfica del Tajo les ponía todo tipo de trabas para impedirles llegar al cementerio y al pueblo. Sin embargo, el grupo se fue haciendo cada vez más numeroso y hoy en día son cientos los que se acercan a su pueblo. Allí se encuentran los antiguos vecinos. Recorren “sus calles”, pasean por “su plaza”, oyen misa en “su iglesia” y visitan “su casa” o lo que queda de ella. (Información y foto procedente del blog Historia y Arqueología)